viernes, 26 de febrero de 2010

Nottin Hill - Portobello Road

   
 
Paseo por Portobello: puestos de antigüedadessouvenirs, excentricidades, sombreros, encajes... vintage por doquier! El sábado por la mañana la calle de Portobello en Nottin Hill es una riada de turistas en la que navegas haciendo tu personal aportación de ocupación del espacio público. Una más entre la multitud. 
Hay que mentalizarse contra la idea de "petado". Es Londres y no abren sólo para ti, Julia Roberts y Hugh Grant. Así que echa un vistazo desde el extremo de la calle, piensa y decide rápido si formas parte de la marabunta o no. Vale la pena. Las tiendas son para todos los gustos. Hay vintage auténtico a precios autenticamente caros. Para muestra un botón, los zapatos talla 38 de Alexander McQueen por 260 libras.

Hay second hand auténtico a precios autenticamente baratos. Cosas originales que de tan originales no sabes ni para que sirven, ni donde ponerlas, ni que córcholis son. Souvenirs a tutiplen, imitaciones horribles, imitaciones logradas, chinadas de plástico fantástico, pura fibra artificial, modeletes de chaqueta Beattles en sargent peppers...de todo y para todos los gustos.
Los escaparates de las tiendas se convierten en auténticas obras de arte kitch. El de la foto está forrado de lazos de colores de regalo. Precioso. Se les va la olla. Pasas del kitch a lo surreal en un pis-pas.En un extremo del mercado justo después de pasar por debajo de un puente está ubicado éste bar-furgo-portátil. Muy trendy tomarte un té hundida en uno de los sofás mientras revisas con tus amiguitas los modeletes que has comprado!!!
En el centro de la calle, de repente, empieza a sentirse el olor a comida. La gente choca y se apretuja, sorry por aquí, sorry por allá. lo unos con los otros, se quedan embobados con las cosas de zampar. Hay para todos los gustos, bollería con donuts gigantes rellenos de crema cubiertos de glasa de colores increíbles, brownies, galletas, trozos de bizcochos deliciosos.


En medio de la calle cocinan paella, big roll de chorizo, sea food y otras comidas típicas de la gastronomía del mundo. El big roll de chorizo es un bocata de pan con un montón de rúcula, un buen chorizo partido por la mitad para que no salga disparado al primer mordisco, unas lonchas de queso gordas que se derriten con el calor y venga explosión de aromas, sabor y calorías.

Una chica vestida muy elegante ha pasado por mi lado apretujando como podía su big roll choricero para poder hincarle el diente. El chorizo se asocia a vulgar, bastorro, eructos pestilentes a ajo (cuando se repite que es siempre) la palabra misma... cho - ri - zo, puede ser cualquier cosa menos glamurosa... y ves una chica tan mona, tan bien vestida, tan fina, tan elegante apretando su bocata que chorrea aceite como si fuese un mini-aspersor de lluvia naranja, la rúcola se descontrola se sale por arriba y por abajo, las moléculas del chorizo aplastado no encuentran suficiente lugar entre el pan y se despanzurra por los lados. Un bocata así solo se puede manejar bien si has nacido pulpo y tienes ocho brazos o si te sientas en els durante 15 minutos, que calculo es el tiempo mínimo que necesitan los ingredientes para integrarse entre si como si fuese hormigón armado.
Me ha entrado un hambre que no se puede explicar con palabras. El bocata de chorizo me encanta pero lo voy a dejar para otro día que esté más preparada psicologicamente. Tengo que comer algo ya!!!
Me acerco al puesto de sea food. Si eso que se ve en la foto. Un cajita de plástico de la que pueden comer tres cuesta 4 libras. Pido si es posible half y me dicen que ni soñarlo acompañado de una mirada en la que se lee entre líneas aparta que detrás de ti hay 20 personas que esperan su ración. Me iba medio llorando cuando de repente mis pies han desobedecido mis ordenes, no sé como me he encontrado de nuevo pidiendo la ración. La chica rusa que me lo ha dado me ha mirado con una sonrisita.

El surtido de sea food se compone de colas de gambas rebozadas y sin rebozar, patas de cangrejo también rebozadas, colas de langostinos abiertas por la mitad a la plancha. El adjetivo rico se queda corto, mejor riquiiiiisimoHealthi? Hoy voy a hacer como que esa palabra no existe. A la pregunta ¿con salsa? he dicho que si. Ya que nos ponemos nos ponemos de verdad. Maldita sea mi estampa. La salsa era de esas traidoras y casi cuando estaba terminando me ha empezado un ardor en la boca que me ha llevado a pensar -¿cómo es posible? si estoy terminando y esto está el doble de caliente. La pregunta sólo da una leve idea de la sensación real que he tenido. Me he abrasado las papilas gustativas. En ese momento me dan un trago de salfuman y me parece fanta, ni me entero. El resumen es que estaba buenísimo. Como postre me he metido entre pecho y espalda un trozo de carrot cake y un trozo de brownie a 1 libra cada uno. Por 2 libras, dos pasteles caseros de tamaño espectacular y sabor tremendo. En este mercado hay que comprar en los puestos de la calle y comer de pié de la mejor manera que puedas. Es barato, buena calidad y anécdota asegurada (seguro que te va a pasar o vas a ver algo divertido).
Mi anécdota ha sido que he escogido un lugar en la acera y un rayo de sol me ha iluminado casi todo el rato. Parecía una santa. Han sido dos nubecitas que se han separado un poco y un rayo se ha escapado para darle luz a mi pecado.
Los puestos de fruta y verdura tienen mucha variedad. Productos exóticos de todas partes del mundo.
Iba a comprar unos espárragos, que ilusa, he pensado podían ser de la zona, cuando leo en la etiqueta que vienen de Perú. Al precio de 6 libras los he soltado rápido. Que lástima los había visualizado a la plancha con pimienta recien molida, sal maldon y un chorrito de aceite de oliva. Tienen mucha verdura en la versión baby. Es ese tamaño pequeñito que en España sólo se usa en restauración y siempre que el restaurante sea de cocina de vanguardia. Me ha llamado la atención ver las berenjenas chiquititas y los calabacines en versión mini. Hay infinidad de verduras y frutas orientales. En Londres si que te puedes animar a cocinar recetas asiáticas, hay todo lo que puedas imaginar y más. Dios mior, se me acumulan las ideas, están empezando a estrujarse las unas contra las otras a ver cual se realiza antes. 
Dato curioso una ramita de romero fresco cuesta la friolera de 2 libras... con la cantidad que tenemos nosotros en nuestro bosques. Sin ir más lejos en casa de mis padres esta plagado. Eso lo ve mi madre y ya monta el negocio del siglo hasta a mi se me ha pasado por la imaginación.

Que tal estaría yo con un puestecito en medio del mercado vendiendo ramilletes de romero. Venga nena que los tengo a una libra. Mi furgo cargada de material aparcada al lado, mi platito de sea food asegurado, dándole los goodmorning a mis compañeros de parada, te humeante para pasar el frio... que chachis como me gustan son las cosas simples!!!... ay, la imaginación!
Dato de importancia: El domingo ni soñarlo encontrar el mercado abierto. También cierran muchas tiendas. El día perfecto es el sábado.
       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada