viernes, 18 de febrero de 2011

¡El universo Harrod's!


                                                                                                                                                                  Harrod’s es un parque temático. El tema?  Egipto, glamour, elegancia y suntuosidad. Son los almacenes más famosos del mundo. Donde compra la familia real, bueno desde lo de Dodi y Diana… ya no deben ser clientes.
                  Hay una opinión general sobre lo suntuoso y es que parece ser, que no es glamuroso, pero es solo una opinión. Está claro, lo que para medio mundo es glamuroso de la muerte, para el otro medio es cutre que te cagas. Así somos las personas, diversas en nuestros gustos. Me estoy acostumbrando a no opinar, lo practico como ejercicio, creo que me va a hacer mejor persona y como yo me lo creo, me siento mejor. De visita por al paraíso del lujo se ve mucho fasto.
                    En Harrod’s te dan un trato exquisito, compres lo que compres, como si no compras nada. L@s dependient@s tienen la misiva de tratar  a todo el mundo muy bien, aunque si eres una princesa de Qatar…digo yo que te trataran un poco diferente.

.
                  En Harrod’s han pasado cosas importantes: se instaló la primera escalera mecánica del mundo en 1898. Al principio la escalera atemorizaba a los clientes y el centro comercial los fidelizaba a base de brandy. Que listos los ingleses, deberían seguir con esa estrategia de marketing.
                    En Harrods, elegancia, dorados, brillos y reflejos van unidos. El formato grande tirando a gigante, abunda. Por ejemplo un bolso, por llamarle bolso, más bien parece  una maleta de viaje, con una cadena dorada, dorada, dorada de un grosor que ni las del ancla de un barco,  piel brillante acharolada, necesitas  unas  buenas gafas de sol de lo que refleja, el cierre un broche gordo, gordo, gordo atiborrado de brillantes. Le echo unos 3 kilos de peso, más lo que le puedes meter dentro… no sé… la cosa puede acabar siendo complicada de llevar. Los collares y pulseras tienen un tamaño tal que para lucirlos hay que ser campeona olímpica de levantamiento de pesos.  Las mantas no son de lana son de chinchilla, unos animales supersuaves  calculando por lo bajo deben matar a unos 400 para hacer una manta de cama matrimonio, si alguien pensaba que la piel de los animales solo se usaba para abrigos, gorros… ni pensarlo,  he visto y he tocado esa manta de matrimonio, es espectacular, por el módico precio de 11.000 libras. Hasta me parece barata para la cantidad de animalillos que han sacrificado. Una matanza. Menudas pesadillas,  seguro que los espíritus de las chinchillas no descansan en paz y por la noche atormentan a los que se cubren con sus pieles. 
                    
                   En  Harrod's lo más chulo es la zona de alimentación, en la misma proporción que es chula es cara. Se te hace la boca agua cuando ves tanta delicatesen junta.  Es normal ver a la gente desayunando caviar. Las ostras con champagne son tan normalitas como unas albóndigas con tintorro. Todo tiene muy buena pinta. Y se queda en la pinta porque he comprado dos bocatas superespeciales y malísimos. No hay nada peor que decepcionarte con la comida. Que rollo, muy buena pinta para que te entre por la vista y después es un sanwitch más tosco que los del super de baratillo. 
          Volviendo a la decoración, hay detalles que no sabes como calificarlos, puedes pensar que están fuera de lugar,  que el ti@ que los ha hecho está hasta los mismísimos de la empresa y quiere que le echen o ¿de verdad creen que eso le puede gustar a alguien?
                  Me explico. En la zona de alimentación hay una fuente de mármol que mide tres metros de alto por dos de ancho, hasta ahí bien. De la fuente no sale agua, no pasa nada. En la fuente hay caracolas inmensas, dos sirenas con cuernos en la cabeza, eso ya es más rarito, pero bueno tiene un pase, los seres mitológicos son como son. La cosa rara, rara, rara es que en el centro de la fuente hay un medallón de madera deslucida, con un montón de agujeros,  testimonio de las cosas que han ensartado en su superficie.  En ese tablón ovalado he visto desde cabezas de diferentes peces cortadas y ensartadas, hasta peces enteros con el cuerpo medio doblado que parecía que en su último estertor querían tirarse de cabeza en un de las conchas, que seca como estaba aun daba más pena. La sensación ha sido de alucinación dramática. Lo que está claro, es que no hay un supervisor  de la decoración. Es como si te diese por salir a la calle con la cabeza de un rape puesta de broche en la solapa del abrigo. Que no es por lo insólito del broche, la maravilla de London es que cada cual va como le da la gana, pero… es materia orgánica… da un repelús que no veas ver las cabezas ensartadas en ese “cuadro” tan realista.
                    La cosa no ha acabado ahí, solo girar la espalda estaba el carnicero cortando con una sierra una carrillera de costillas de una medida descomunal,  a mí,  que siempre estoy con la cancioncita de -hay que elaborar los productos de alimentación a la vista del cliente, etc, etc, etc… se me han puesto los pelos de punta y Joan ha arqueado las cejas como diciendo ¿qué hace ese tío?. Pues estaba el hombre tan feliz, con su sombrerito como de gondolero, sierra que te sierra. Vaya, vaya, estamos todos de acuerdo en que no hace falta parodiar El Resplandor para demostrar que la carne está fresca. Chaval, despieza la carne dentro y elabora fuera. No nos pasemos, hombre, que es una tienda de lujo no un matadero.
             Bueno, la ruta ha seguido por las escaleras egipcias “Egyptian escalator”. Esto es la super atracción de Harrods. Una tragedia si te las pierdes. En la planta baja, donde empiezan las escaleras, está ubicado el monumento mausoleo dedicado a Dody y Diana. Hay fotos de los dos, flores y un enjambre de gente  haciéndose fotos.   
 
          Las Egyptian escalator  suben 4 pisos, todo alrededor, por las paredes, hay cabezas de Nefertiti, esfinges… todo muy grande, mucho fasto, mucho boato. En cada piso hay balcones con maniquíes que te miran, con esa pose entre robot y estatua y esa mirada de muñeca… ay! las cosas que se me están pasando por la mente… bueno unos maniquíes tan naturales como natural puede ser un maniquí.
                     Al llegar al piso dos encuentras un chico con traje azul marino en posición de firme, tieso como un palo con los brazos extendidos a los lados del cuerpo y las manos cruzadas una encima de la otra. En esa posición tan cómoda, que nada más verle piensas, ojalá tenga un buen sueldo porque el suplicio por el que tiene que pasar… vaya tela. La cosa no acaba ahí. El pobre muchacho lleva una banda cruzada de color dorado en la que pone Information en letras negras. ¡Ay que bochorno! Como para trabajar ahí y que pase alguien conocido, yo me tiro de cabeza dentro de un florero (los hay del tamaño de un humano) o me camuflo detrás de la cabeza de nefertiti.  Joan ha dicho  -has vist al noi  d’ informació que sembla una Miss?  y era verdad, igualito que una Miss. 
                     Al subir las escaleras acaricia el oído una bonita música de ópera, eso me ha gustado, al terminar la canción se han escuchado unos aplausos, algunas personas han empezado a aplaudir, yo también por hacer la gracia, después me he dado cuenta  de que los aplausos  iban incorporados en la grabación.  Jolines que falso es todo. La ópera falsa, la esfinge de cartón piedra, los maniquíes, las flores…
                     Al llegar arriba me ha dado una risa que por suerte la he podido frenar,  pero que se iba a convertir en ataque.  Nos hemos hecho una foto y vuelta para abajo.
                      El  recorrido por la zona de mobiliario, menage, ropa, lencería… he constatado que lo máximo que me puedo comprar es la etiqueta de las cosas si me la venden.  Es típico hacerse fotos con los osos gigantes de Harrods. Los osos de peluche de Harrods tienen la reputación de ser los más suaves del mundo. Son como los osos de Tous,  se aman o se odian, no hay término medio.
                    De vuelta a la primera planta nos vamos a comprarnos unos bocatas. 
                   Los bocadillos, sanwitchos mejor dicho, tenían una pinta fenomenal. El problema que hemos  tenido para escoger. Graupi se lo ha pedido de gambas y yo de pollo con no sé qué. La idea era compartir y suerte que hemos compartido, que ya veréis que chasco. 
                     En Harrods no puedes comer lo que compras a menos que no pidas de uno de los muchos restaurantes que hay (dim sum, japonés, oysterbar, español…) total que nos hemos ido a la calle, hemos atravesado y en la acera de enfrente hay un EAT  con una cuantas mesas en la calle. Hemos comprado algo para beber y allí estábamos preparados para dar el primer mordisco. … Vaya chasco. La pinta y el precio no se correspondían para nada con la calidad. Eso sí el paquetito, el envoltorio y la bolsa eran de lo más harrodienses que se pueda ser.
                         He sido reincidente, varias semanas después de escribir este post, hoy para ser más exacta, he comprado un baguel de salmón y un poco más y lo tiro a la basura. El salmón parecía que lo habían tenido en remojo, ni sabor a ahumado ni nada y una humedad sospechosa que me ha hecho pensar en lo peor. ¡Que timo!   
                   No compréis los bocatas de Harrods cualquier cadena de las que hay en Londres como EAT o Pret a Manger hacen los sanwitch más buenos (con muuuucha diferencia) más baratos y te puedes sentar para comértelos.
                   Una visita a los lavabos es obligatoria, un compañero de la escuela de inglés me dijo que son los mejores de toda la ciudad. Le dije que tengo mis dudas, que visite los de Cristies y me diga si se pueden superar sus mini toallitas de algodón individuales y su crema de manos de Occitane.
                       Pues después de visitar el toilette de Harrods sin duda son espectaculares, mármol de diferentes tipos en suelo y paredes, selección de jabones, crema de manos y una colección de perfumes para salir hecha una princesa de Qatar.
                    En navidad han hecho unos escaparates espectaculares y un papa Noel se ha pasado una semana sentando niños en su falda, les hacen una foto y la venden de recuerdo. Que guay hacer una colección con las fotos que te has hecho a lo largo de la niñez con el papa Noel de Harrods. ¡Chachi!


                  Los hermanos Al-Fayed adquirieron el 51,03% de Harrods al grupo House of Fraser por un importe de 615 millones de Libras.
 
   Harrod's tiene 5 plantas, además del sótano y de la planta baja, unos 330 departamentos y trabajan unos 5000 empleados. Si alguien cree que el magnate egipcio Mohamed Al Fayed es el dueño de Harrods se equivoca se lo ha vendido a un grupo dubaití que ha pagado 2 billones de euros por la compra. Nada, calderilla.
                     A esta información falta añadir que Graupi me ha comentado que han contratado un montón de dependientes-as que hablan chino, ya que estos se han convertido en un cliente muy apreciado que gasta 3000 libras por cabeza. Según información de Graupi, su principal cliente son musulmanes y el personal está perfectamente formado para tratarles como a ellos les gusta.
                    Uno de los máximos atractivos es poder observar su iluminación nocturna, con unas 11.000 bombillas y casi 80 escaparates.
 
               Para acabar, que hablar de Harrod’s no tiene fin, una noticia que deja a la policía londinense en muy buen lugar, son los más profesionales de la galaxia.
                     In April, the Qatari royal family forked over $2.3 billion to buy Harrods, the UK department store. Now they'll fork over $800 in fines to remove boots from supercars worth $2.3 million two family members illegally parked out front.
.
                     O sea, que llegaron los nuevos dueños de los almacenes (the Qatari royal family), se aparcaron en la puerta con sus cochazos, como está prohibido les pusieron cepo y multa, que risa marialuisa.
              ¡¡¡Viva el dorado!!!  ¡Viva la poli de London! ¡Viva Ramses!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada