sábado, 11 de diciembre de 2010

¡De quicos y Ipod va la cosa! que bueno cuando necesitas aislarte y lo consigues.

  Hay un cacharro que me sume en un gran conflicto para con mis principios sobre la comunicación y lo consecuente que soy con esos principios. Resumiendo que pienso una cosa, digo otra y hago lo contrario. ¿Se puede? Sí, se puede, soy la prueba viviente.
En un principio el cacharro me parecía infernal para el tema comunicación. Aunque, cuando se reflexiona el tema  un  par de veces, se comprende rápido y casi te tiras al suelo de rodillas con los brazos en cruz dando las gracias a Dios de que exista tal invento. Bendito sea el Santo que inventó el mp3. El hecho de ir por la vida con los casquitos puestos,  parece un aislamiento egoísta e indiferente a todo lo que pasa a nuestro alrededor. Pues mira por donde hoy ha sido mi salvación.
En transito de casa al aeropuerto London Gatwick, he llegado al bus que va a Victoria station un segundo antes de que saliese. Compro el billete, dejo la maleta, subo, arrugo el billete, lo vuelvo a desarrugar que es de ida i vuelta (que cabeza, estoy imbécil) suelto el bolso, me siento, me levanto, me quito el abrigo de oso polar, la bufanda, los guantes, controlo el DNI, la tarjeta de embarque, respiro, uf!  ¿¡Lo tengo todo!?   ¡Sí, lo tengo todo!!!
Entonces…   -Diossss, que fuerte está la calefacción. Los pies me arden. Con lo fríos que los tengo siempre.  Y  yo que me había comprado unas plantillas de borreguito superextramegahiper-gordas.
¿Me quito las plantillas???  No puedo. Como me las quite voy a crear un ambiente "chillout" insuperable.
A ver, no me huelen los pies como si hace un mes hubiese muerto una vaca, pero tampoco soy la Barby que cuando hace pipí le sale colonia.
Vamos a dejar las plantillas donde están.
A los dos minutos.
-          ¿Qué olor!???  ¿Qué es???  ¿Son quicos? Que me maten si no son quicos.

Solo pensar la palabra quico se me pone el vello de punta. Tengo una fobia o manía, como quiera que se llame… desde pequeña me crispa los nervios el ruido de la comida al masticar, chupar,  sorber. Las peores cosas comestibles para mi fobia-manía  son las que hacen "crec"  y los líquidos tipo sopa. Los quicos están en el top10 de las cosas prohibidas. Ojo!  esa manía es totalmente injustificada,  yo  SÍ puedo comer cosas que hacen "crec" , que le pregunten a mi querida amiga Toñi,  los quilos de pipas que nos hemos despachado entre las dos mano a mano mientras transcurría nuestra infancia, o las veces que sentada en su sofá me ha traído una bolsa gigante llena de mezcla de pipas, cacahuetes, quicos, garbancitos… etc
Es una cosa rara. La fobia solo aparece cuando comen los demás. Matizo, si todos comemos no pasa nada mi ruido me amortigua el ruido de los demás.
Con los animales también me pasa. Yo no puedo darle zanahorias a un caballo, ni echarle un hueso a un perro, que me muero de la sensación horripilante de escuchar como lo destruye con sus dientes. Parece una exageración, mis hermanas Carmen y Teresa cuando lean esto sabrán exactamente lo que he sentido con el "crec"  del primer quico y con el segundo y con el tercero… una tortura china. Ellas conocen todo sobre mi fobia.
 A Teresa le encantan los quicos y las pipas, cuando estamos juntas al primer "crec"   mis ojos reaccionan automáticamente, se mueven en dirección al sonido, la mirada se me transforma y… ya no vuelve a haber un segundo"crec" , se me pone una cara de loca que frena a cualquiera.
He luchado contra esta manía. Igual que se me quitó el miedo a la oscuridad forzándome a estar a oscuras  y lo hice solita, como una campeona a los 10 añitos o por ahí.
Ese mismo sistema no me ha servido de mucho con lo del ruido. ¿En qué etapa de mi evolución desarrollé esa inadaptación al medio?  Todo el mundo hace ruido cuando come, yo incluida. ¿Por qué me molesta?

Estaba en el autobús, ¿verdad?  sigo con la historia.
La dueña de los quicos ha empezado a hacer un ruido que la flipas. Como era de esperar. Entonces he recordado que en el bolso llevo la mejor y más poderosa de las armas contra el ruido. 
¡Mi Iphon aislamiento total!!! Me lo he puesto y ya está. No me he enterado de nada, nada, nada.

Con la firme intención de que lo dicho no cree confusión entre lo que son  mis creencias sobre la comunicación, a veces... estar aislada es "greit".  Ese aislamiento en lo cercano me ha sentado de maravilla. La putada es cuando te aíslas en un rincón alejado y oscuro de tu interior… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada